Cada “yo” es una sucursal de la matrix
…hasta que lo transformas y lo conviertes
en una sucursal de lo divino.

Khalil.

Anuncios