Las tecnologías de la nueva era y el cambio social

Las alternativas tecnológicas

El dinero que usamos hoy en día como medio de intercambio es dinero-deuda, no tiene ningún sustento a nivel material. Eso quiere decir que las monedas que utilizan los diversos países se crean arbitrariamente escribiendo numeritos en la pantalla de un ordenador. La mayoría de los medios de transporte que tomamos cada día siguen utilizando combustibles fósiles y nuestras casas se abastecen con energía nuclear en más de 29 países, con los desechos contaminantes que implica cada caso (dióxido de carbono y desechos nucleares, entre otros). Estas son algunas de las problemáticas que afrontan nuestras sociedades a nivel de ingeniería tecnológica e infraestructura de los sistemas. La primera pregunta es: ¿hay alternativas?.

Afectivamente, existen decenas de tecnologías avanzadas que podrían ser aplicadas a partir de hoy mismo. Pablo dice que volviendo a sustentar nuestras monedas en reservas de oro se acabaría el dominio de la economía mundial por parte de las élites que producen el “dinero fantasma” en función de sus intereses privados. Otros, como Jack, opinan que el siguiente paso en nuestra evolución es abolir el uso del dinero y pasar a una economía basada en recursos, donde todo se produzca y distribuya de manera automatizada según las necesidades de cada región. Las opiniones continúan, como la que dice que mejor comencemos a producir nuestras monedas ciudadanas personalizadas para intercambiar bienes y servicios, los bancos de tiempo, trueque directo, gratiferias y más.
2012_10_16_PHOTO-175e0be72681c7b3474a206bcffde621-1350385795-24

Otros avances tecnológicos que existen hoy en día son las llamadas energías de punto cero, energía libre, energía orgónica o de plasma. Muchas de ellas consisten en generadores que con un tamaño sorprendentemente pequeño, diseño simple y materiales relativamente baratos, pueden extraer la energía del “vacío” entre las partículas y convertirse en una fuente de realimentación perpetua. Si…leyó bien: perpetua. Energía que no se acaba. Imagina toda tu casa, incluso toda una ciudad abastecida de manera perpetua por toda la energía que necesites. Transportes que no necesitan recargarse. Y más, mucho, más, energía ilimitada para cualquier cosa que desees…y libre de impuestos.energía-libre-2

“Antes de que pasen muchas generaciones, nuestras máquinas van a ser movidas desde cualquier lugar del universo. En todo el universo existe energía”.
Nikola Tesla

Una visión en perspectiva

El quid de la cuestión seria: ¿aplicar esas tecnologías en nuestras sociedades significa la solución a todos nuestros males? ¿seremos todos felices y viviremos en paz una vez que las elites dejen de controlar la economía y tengamos energía libre? ¿a caso la raíz de nuestros problemas psíquicos, emocionales y físicos es la falta de recursos materiales?. Mi respuesta a todo ello es: no. ¿La implementación de las nuevas tecnologías sería de ayuda?: tal vez. ¿De qué depende?: bueno, hablemos de eso.
venus_proy_3La mayoría de los grandes cambios tecnológicos trajeron aparejadas revoluciones en la sociedad. Y la naturaleza de esos cambios no puede ser determinada por el invento en si mismo, sino por el modo en que éste sea usado. Los chinos descubrieron la pólvora y la usaron para generar “cañitas voladoras”, “tubos de fuego” o “fuegos artificiales” que divirtieran y asombraran a las personas. Sin embargo los europeos no dudaron en usarla para la construcción de fusiles y cañones. Alfred Nobel inventó la T.N.T (dinamita) con la intención de ayudar a los mineros en sus trabajos de excavación. Su invento pronto empezó a ser usado con fines bélicos, al igual que la energía atómica, que en un principio pretendía generar una fuente de energía útil y constructiva. Este fenómeno tiene un nombre específico: serendipia. Existen a lo largo de la historia muchísimos casos de serendipia, que son inventos que se crearon para algo, y terminan siendo usados para otra cosa. Como dice un amigo, un bisturí puede ser usado para salvarle la vida a alguien operando una apendicitis, o para matar a la otra persona. Disponer de generadores de energía libre implica más potencial, tanto para crear como para destruir. Todo nos hace ver que no importa cuantos recursos tengamos, ni el nivel tecnológico de los mismos, sino el modo en que los aplicamos. Si de eso dependiera, todas las personas ricas deberían ser las más felices y sanas del mundo. De hecho muchas de las culturas que mejor viven en equilibrio con su entorno, las que mayor sabiduría y disfrute alcanzaron, fueron simples y humildes, mal consideradas primitivas por mucho tiempo.

Ya hemos probado cómo es utilizar monedas basadas en oro, ya hemos probado el trueque directo, o la distribución organizada de los recursos en otros períodos de la historia y por si mismos ninguno de estos sistemas a solucionado las vidas de sus contemporáneos ni ha acabado con las guerras, las jerarquías o el descontento social. El buscar la solución a nuestros problemas en una pequeña serie de factores externos, -como así también responsabilizar a alguien por nuestra insatisfacción- surge de una mentalidad simplista y evasiva que disocia lo interno de lo externo. Eso nos coloca en un lugar de comodidad intelectual-emocional desde el cual podemos desligarnos del problema y autoensalsarnos creyendo tener la solución a todo mal ajeno. Así no hace falta observarse y profundizar día en día en tu personalidad y sus acciones; con una respuesta de ese tipo basta para sentirnos seguros ante la incertidumbre y el cambio perpetuo de la vida. Asumir que nuestras problemáticas tienen múltiples causas implica estar abiertos a múltiples soluciones, en múltiples niveles. Eso nos lleva a estar atentos, dispuestos a no tener la razón y aprender algo diferente a cada momento. Un lugar poco cómodo para muchos, pero necesario.

Conozco a mucha gente que podría ser considerada pobre, con una sensación de paz interior y abundancia mayor que la de cualquier millonario. Las carencias, los desbalances e insatisfacciones que están en nuestras mentes nos acompañarán a donde vayamos mientras nosotros estemos distraídos intentando cambiar los materiales y esquemas organizacionales a nuestro alrededor. Tampoco es cuestión de negar la utilidad de los nuevos recursos que nos brinda este nuevo ciclo de la humanidad. Solo debemos tener presente que nuestra trascendencia, liberación y evolución no depende de ellos. El avance de la humanidad hacia un nuevo nivel de evolución y consciencia no está supeditado a la aplicación de nuevas tecnologías. La aplicación benéfica de las nuevas tecnologías es la que está supeditada a la evolución de la consciencia individual y social en los seres humanos. Convertirnos en monos con navaja o cirujanos con bisturí no depende del bisturí, sino de nosotros.

 

Khalil Bascary.

Anuncios