¿Cómo cambiar los sistemas sociales?

Un sistema es un objeto complejo, cuyos componentes se interrelacionan en si. Pueden ser materiales o conceptuales. Todos los sistemas tienen composición, estructura y entorno. Mas algunos sistemas tienen características y dinámicas particulares. Todos los sistemas tienden a mantener su estabilidad interna, compensando los cambios que se producen en el entorno exterior, mediante el flujo e intercambio de materia-energía. Esta propiedad que busca un equilibrio dinámico es llamada homeostásis. Los desequilibrios internos, que pueden darse tanto en el plano fisiológico como psicológico son los que llamamos necesidades. De modo que todo organismo vive en la búsqueda constante del equilibrio entre sus necesidades y su satisfacción.

Abhram Maslow desarrolló un modelo piramidal para explicar la jerarquía de necesidades que tenemos como seres humanos. Solo cuando satisfacemos un nivel de necesidades estamos plenamente aptos para avanzar al siguiente. maslow

Los sistemas sociales se generaron bajo ese orden jerárquico en respuesta a las necesidades colectivas. Primero surgió el sistema de producción energética-alimenticia. Al dejar de ser cazadores-recolectores empezamos a desarrollar métodos de cultivo y crianza de animales, como también la producción de otros utensilios y herramientas. Esos métodos que procuran la satisfacción de las necesidades fisiológicas fueron el primer sistema social creado conscientemente. Una vez que cada grupo comenzó a producir sus alimentos y herramientas, tuvieron que decidir qué hacer con los excedentes en algunos casos y las carencias en otros. Así empezaron a intercambiar sus productos para lograr la hemostasis o equilibrio dinámico. Así cada grupo podía acceder a la satisfacción de sus necesidades con productos más variados. Posteriormente las redes de intercambio y comercialización comenzaron a crecer y los humanos se vieron en la necesidad de comenzar a organizar dichos vínculos para evitar conflictos y lograr la mayor eficiencia posible. Así surge la política, los acuerdos, pautas, reglas o leyes sociales. De la mano de estas revoluciones sociales surgieron los sistemas científicos y educativos, que se encargaban del desarrollo de nuevas practicas y modos más eficientes de satisfacer nuestras necesidades y la preservación y retransmisión de dichos conocimientos. Finalmente se manifiesta la necesidad de comprender el por qué estamos aquí y darle sentido a nuestra existencia. Así se formalizan las creencias sociales bajo diversos sistemas religiosos.

escala 3

Existen muchos otros sistemas y sub-sistemas sociales (cada uno de nosotros es un sistema dentro de sistemas más grandes) pero por ahora nos enfocaremos en estos seis que tienen un carácter estructural para comprender nuestras sociedades actuales.

En resumen:

  1. La satisfacción de las necesidades sociales da origen a la formación de los sistemas.
  2. Siguiendo la jerarquía de necesidades, el surgimiento y cambio de los sistemas comienza por la satisfacción de necesidades energéticas-materiales y finaliza en las necesidades espirituales de auto-realización.

¿Qué forma o modelo adoptan los sistemas?

Estos sistemas pueden tener diferentes formas o modelos. Por ejemplo, un sistema económico puede ser capitalista o comunista; un sistema político puede ser democrático, republicano, anarquista, etc. Lo que determina el modelo que adoptará un sistema es el paradigma ideológico sobre el cual se basa. Cada sistema o conducta humanos está validado y sustentado en una serie de creencias, una visión del mundo o paradigma. Nuestros sistemas sociales actuales están basados en los siguientes paradigmas-sistemas de creencias:

  • Religión: “Estamos separados de Dios”
  • Educación: “No sabemos nada, por eso necesitamos que alguien nos enseñe”
  • Ciencia: “Todo está separado entre si. Somos una casualidad, un accidente de la evolución. Sobrevive el más fuerte”
  • Política: “Como somos indignos e ignorantes, no sabemos la manera adecuada de dirigir nuestras vidas, por eso otros -que sí saben- deben dirigirnos.”
  • Economía: “Somos competitivos y egoístas por naturaleza”
  • Producción energética: “Los bienes son escasos. No hay suficiente para todos.”

¿Cómo llegan las creencias a convertirse en paradigmas imperantes?

Existen varios caminos, pero básicamente los paradigmas comienzan con una serie de experiencias o ideas que son propuestas por un individuo o un grupo de ellos. Al cabo de un tiempo cada vez más personas comienzan a “resonar” con esa visión, hasta que se alcanza una masa critica, o sea, el numero necesario de personas que son precisas para generar un cambio en el sistema. Pasado ese punto de inflexión, el sistema oficial comienza a perder energía, atención y obediencia por parte de quienes ya no creen en el paradigma. Los sistemas no tienen poder por sí mismos. El poder que ostentan surge del aval de las personas. La difusión y adopción de los nuevos paradigmas puede ser potenciada o acelerada mediante diferentes estrategias, como por ejemplo cuando:

  • Adquiere mayor difusión en los medios de comunicación: libros, diarios, televisión, radio, películas, publicaciones científicas, etc.
  • Personalidades con prestigio o reconocimiento social se proclaman seguidores del paradigma.
  • Se hace propaganda o aparece en distintos medios publicitarios.
  • Hay un considerable numero de comunicadores o proselitistas de la idea.
  • Ocurre un hito, evento o experiencia extraordinaria que genera una influencia profunda en el inconsciente colectivo.

Algo fundamental a comprender es que para que un paradigma o nueva creencia social se instale en un grupo social, primero los individuos deben creer y ser coherentes con ese nuevo modelo. Así es que todos los cambios sociales comienzan y se sostienen con los cambios y conductas individuales. Luego hay que ser conscientes de que el nuevo paradigma y sistema resultante debe ser más eficiente a la hora de satisfacer nuestras necesidades (o al menos parecerlo). No adoptaremos paradigmas que evidencian ser peores que el actual. En general las creencias que sustentan los paradigmas están instaladas de manera muy profunda en el inconsciente y no las cambiaremos a menos que aparezca una opción claramente superior. Para estimular la adopción de nuevas creencias paradigmáticas, estas deben presentarse:

  • Coherentes: deben sobrevivir a las criticas y el discernimiento.
  • Entendibles: no importa que tan genial sea el concepto, si no sabes comunicarlo no servirá de mucho.
  • Realistas: que se adapten al contexto y recursos existentes.
  • Aplicables/Accesibles: que tenga un vinculo práctico y concreto con nuestras vidas.
  • Presentadas de manera simple: el ser humano y las masas se comportan de modo emocional. Si deben prestar demasiada atención y dedicar mucho tiempo para entenderlo, desistirán rápidamente.

A menudo han existido teorías que cumplían con los cinco requerimientos y sin embargo nunca llegaron a convertirse en paradigmas. Un ejemplo es el caso de la teoría de la evolución de Jean Baptiste Lamarck y tantos otros que propusieron una evolución de las especies basada en la cooperación varias décadas antes de Darwin. Sin embargo la teoría de este ultimo se impuso y prosperó gracias a la colaboración de ciertas amistades de Darwin que pertenecían a altas élites socio-económicas y generaron una mayor difusión. Aquí se resalta la importancia de utilizar alguna de las estrategias que vimos más arriba.

Resumen:

  1. Los sistemas sociales surgen para satisfacer nuestras necesidades. – Los sistemas se modelan en base a paradigmas. Creencias aceptadas por la mayoría de la sociedad.
  2. Hay que comenzar cambiando el sistema más denso desde lo sutil. En otras palabras, comenzar por cambiar el sistema de satisfacción material-energética, cambiando nuestros programas y creencias mentales.
  3. Para ello se debe trabajar a nivel individual y ser coherentes (en el pensar, sentir y actuar) con el paradigma que adoptamos, hasta que se genere la masa critica. – Cuando la masa critica está lista, el sistema actual pierde su validación mientras que el nuevo paradigma gana poder, hasta que termina estableciéndose un nuevo sistema.

En la antigüedad una persona que podía ver cosas nuevas que nadie antes había notado, comenzaba a compartirlas con su circulo cercano, quienes no lo condenarían o tildarían de loco, revolucionario, o anarquista. Una vez que el visionario moría, los que legaban la idea se encargaban de seguir difundiéndola poco a poco. En general pasaban varios siglos e incluso milenios hasta que la idea alcanzaba la masa critica y se convertía en un paradigma. Hoy en día la apertura y el flujo de la información es mucho más rápido que en esos años y con los conocimientos de los campos morfogenéticos y cómo reprogramar nuestras creencias, tenemos la oportunidad de generar cambios paradigmáticos de manera mucho más rápida, consciente y coherente con nuestras necesidades actuales.

Facilitar esa tarea es una de las funciones de Relaciones cósmicas: Cosmosociología. Están invitados a resonar!

Khalil Bascary.

Anuncios